Archivo de la etiqueta: Windows

Ubuntu dentro de Windows? Tecnología, política y filosofía mezcladas

bash-windowsHace unos días tuvo lugar la conferencia para desarrolladores Build en la que Microsoft presenta novedades en sus tecnologías. En este evento anual suele haber presentaciones de hardware y se habla sobre las nuevas herramientas que ofrecerá el gigante de Redmond para Windows, Office, Visual Studio o Xbox. Pero además de todo eso en esta edición se presentó algo que dejó a muchos bastante descolocados.

Si hace unos años hubiéramos oído que Microsoft consideraría a Linux como una plataforma válida para sus planes muchos hubieran reaccionado con una gran carcajada. Pues bien, parece que en la última conferencia se ha demostrado que las cosas han cambiado. No puede decirse otra cosa al hecho de que Microsoft haya colaborado ni más ni menos que con Canonical para presentar una instancia del bash de Ubuntu que se podrá ejecutar desde dentro de Windows.

Sí, Microsoft colaborando con la empresa que desarrolla la distribución de Linux más conocida para abrirle las puertas de Windows a un sistema que hace unos años consideraban un cáncer.

Y qué conseguirán los usuarios de Windows con esta nueva herramienta? En realidad los usuarios comunes no se darán cuenta de la existencia de esta novedad ya que es una herramienta dirigida a desarrolladores. Para éstos últimos dará la oportunidad de utilizar una terminal Linux y algunas de las aplicaciones que están disponibles para el sistema operativo libre, siempre sin salir del ámbito de la terminal. A decir verdad la terminal nativa que ofrece Windows es bastante vergonzosa mirando el año que nos muestra el calendario y si lo comparamos con el de Linux las diferencias son evidentes. Además de la terminal hay algunas aplicaciones muy utilizadas por los desarrolladores que no funcionan tan bien en Windows o cuyo proceso de instalación es más complejo por estar pensadas para sistemas Unix (por ejemplo Linux o Mac). Por ponerlo simple Windows pierde todo atractivo para desarrolladores que no se limiten al mundo de .NET y parece que Microsoft no ha encontrado la forma de ofrecer una alternativa decente en años.

Por tanto este anuncio tan poco anticipado cambia el escenario de los desarrolladores que trabajan con Windows de forma muy positiva. En lo técnico no creo que se le podrán encontrar muchas pegas a la nueva tecnología pero ya sabemos que si esta industria se moviera sólo por parámetros técnicos esto sería demasiado aburrido y por tanto la política y la filosofía tienen su espacio después de este tipo anuncios.

Siempre hemos vivido una lucha encarnizada entre las dos formas de ver la computación, los defensores del software libre frente al imperio empresarial. Y ahora que dos empresas han decidido diluir la línea que separa esos dos mundos es vital que decidamos quien saldrá ganando y quien ha cometido un error para que podamos dormir tranquilos 🙂

Para muchos Microsoft, al permitir la integración con Ubuntu, acepta no sólo que sus herramientas no han llegado al nivel esperado sino también que no ve cómo conseguir alcanzar a Linux en el futuro y mueve ficha de esta forma para intentar atraer a desarrolladores o al menos evitar que los que ya tiene se vayan.

Sin embargo otros piensan lo contrario, que es precisamente Canonical la que da un atractivo a Windows al integrar Ubuntu en el sistema operativo y causará que los potenciales usuarios de Linux se queden en Windows porque no les haga falta cambiar. Dicho en otras palabras, hay quien piensa que esta herramienta supondrá un obstáculo para la adopción de Linux.

Yo personalmente no veo riesgo para Linux ya que no soy capaz de dibujar ese escenario en el que Windows haya borrado del mapa al sistema operativo libre. Cabe recordar que esta herramienta está pensada para desarrolladores y puede presuponerse por tanto que es para usuarios avanzados. Al ser esto así deberíamos llegar a la conclusión de que para este grupo de usuarios Linux o Mac OS deberían ser de sobra conocidos. A donde quiero llegar con esto es que si estos desarrolladores utilizan Windows es por una de las siguientes razones:

  1. Están obligados a utilizar Windows bien porque trabajan con .NET, porque necesitan alguna herramienta que sólo esté disponible en Windows o porque en sus empresas existan extrañas normas que así lo estipulen.
  2. Simplemente les gusta Windows. Personalmente no sé cómo se llegaría a tener esa preferencia pero lo cierto es que gente a la que le gusta Windows, haberla hayla, y por supuesto es una preferencia totalmente válida.

Aquellos que cumplan una de las dos condiciones nunca se pasarán a Linux ya que de haber querido y podido ya lo hubieran hecho hace tiempo. Sin embargo es muy probable que dichos usuarios encuentren muy útil tener una consola Ubuntu a mano una vez que la herramienta esté lista.

En el otro lado, para los usuarios de Linux, no va a haber ningún cambio. Las distribuciones no se van a ir a ninguna parte y seguirán existiendo porque la decisión de Canonical no tendrá ningún efecto sobre el sistema operativo. De hecho si usuarios de Linux se ven en la necesidad de utilizar un ordenador con Windows de forma puntual estos podrán acceder a un conjunto de herramientas y comandos con los que están familiarizados.

Para mi esta noticia no pone en peligro al mundo Linux y creo que será de gran ayuda para aquellos que trabajen con otro tipo de software. Sé que para muchos estamos ante una traición de Canonical por haber trabajado codo con codo con Microsoft para crear esto pero pienso que el referente a la empresa de Mark Shuttleworth es otro debate eterno en el que no entraré en este post.

Anuncios

Si los dispositivos son diferentes, ¿por qué forzar una misma experiencia para todos?

windows-8-logo-wallpaper-539c699b14294Ya llevamos un tiempo escuchando menciones sobre el nuevo Windows, el que se supone que será llamado Windows 9 pero al que también se le denomina utilizando su nombre en clave, Threshold.

Parece por tanto que Microsoft está metida de lleno en la preparación de la siguiente iteración de su sistema operativo. Como siempre, todo son rumores pero sabiendo lo que cuesta guardar los secretos en esto de la tecnología no está de más tener el oído alerta.

Ante estas situaciones los rumores normalmente suelen buscar descubrir las denominadas killer-features que tendrá el nuevo producto, pero en este caso no todas las novedades son fruto de la habilidad de los desarrolladores de Microsoft sino prueba de que están dando marcha atrás a decisiones tomadas en el pasado.

No diré que el nuevo sistema no traerá ideas interesantes, por ejemplo se habla mucho del asistente personal Cortana, pero como digo la novena edición de Windows supondrá dar marcha atrás en algunos de los revolucionarios cambios que trajo Windows 8.

Si nos ponenos a recordar, el que es hasta hoy en último sistema operativo salido de Redmond cambió por completo el flujo tradicional de trabajo conocido hasta entonces dejando de lado el escritorio de toda la vida para dar cabida a un nuevo paradigma llamado Modern UI. De esta forma propusieron un Windows totalmente diferente y redujeron las diferencias entre los diferentes dispositivos.

Cuando vi las ideas de la compañía comandada por aquel entonces por Steve Ballmer hablé en favor de Microsoft, no precisamente porque Windows fuera mejor o peor sino porque la empresa estaba tomando riesgos importantes con su nuevo producto. Windows 8 era una apuesta con todo y este tipo de comportamiento es algo muy necesario en el mundo de la tecnología, tanto entonces como ahora.

Sin embargo con el paso del tiempo se ha demostrado que la experiencia construida por Microsoft no era la correcta. Modern UI no ha resultado ser el mejor diseño para interactuar con teclado y ratón que, no olvidemos, sigue siendo la principal forma de uso de los ordenadores. Los usuarios no parecen haber visto un sistema cómodo en Modern UI y muchos se van al escritorio clásico nada más encender el equipo. Pero esto no es lo peor de todo porque además de eso la experiencia que ofrece el escritorio clásico ha ido a peor. En Windows 8 el escritorio no es más que otra aplicación y por lo tanto ha dejado de ofrecer opciones que antes sí estaban presentes, como el menú de inicio que ha dado para tantas conversaciones. ¿El resultado? Los usuarios no han aceptado Modern UI y además ven cómo el escritorio no les sirve como antes.

Parece que Microsoft ha aceptado el fallo y tanto en Windows 8.1 como en 9 habrá pasos hacia atrás. La primera decisión es la que trae de nuevo a la vida un menú de inicio que ya han vuelto a implementar de forma algo tímida en 8.1 y que en 9 se parecerá más a lo que había sido en las últimas versiones del sistema operativo. También se ha oído que el menú conocido como Charms Bar perderá presencia al menos en el escritorio clásico y el hecho de iniciar directamente el escritorio clásico dependiendo del tipo de dispositivo que estemos usando es también un paso atrás.

Esta historia nos enseña que distintos dispositivos requieren una experiencia diferente. Las tabletas no pueden ser usadas como un ordenador de escritorio y éstos dispositivos no pueden intentar imitar al móvil. Microsoft apostó por lo contrario y parece que ha perdido. Al resto de empresas, sobre todo esas que van en busca de la convergencia, más les vale aprender la lección que los usuarios le han enseñado a los de Redmond a la hora de diseñar sus sistemas.