Archivo de la etiqueta: Ubuntu

Ubuntu dentro de Windows? Tecnología, política y filosofía mezcladas

bash-windowsHace unos días tuvo lugar la conferencia para desarrolladores Build en la que Microsoft presenta novedades en sus tecnologías. En este evento anual suele haber presentaciones de hardware y se habla sobre las nuevas herramientas que ofrecerá el gigante de Redmond para Windows, Office, Visual Studio o Xbox. Pero además de todo eso en esta edición se presentó algo que dejó a muchos bastante descolocados.

Si hace unos años hubiéramos oído que Microsoft consideraría a Linux como una plataforma válida para sus planes muchos hubieran reaccionado con una gran carcajada. Pues bien, parece que en la última conferencia se ha demostrado que las cosas han cambiado. No puede decirse otra cosa al hecho de que Microsoft haya colaborado ni más ni menos que con Canonical para presentar una instancia del bash de Ubuntu que se podrá ejecutar desde dentro de Windows.

Sí, Microsoft colaborando con la empresa que desarrolla la distribución de Linux más conocida para abrirle las puertas de Windows a un sistema que hace unos años consideraban un cáncer.

Y qué conseguirán los usuarios de Windows con esta nueva herramienta? En realidad los usuarios comunes no se darán cuenta de la existencia de esta novedad ya que es una herramienta dirigida a desarrolladores. Para éstos últimos dará la oportunidad de utilizar una terminal Linux y algunas de las aplicaciones que están disponibles para el sistema operativo libre, siempre sin salir del ámbito de la terminal. A decir verdad la terminal nativa que ofrece Windows es bastante vergonzosa mirando el año que nos muestra el calendario y si lo comparamos con el de Linux las diferencias son evidentes. Además de la terminal hay algunas aplicaciones muy utilizadas por los desarrolladores que no funcionan tan bien en Windows o cuyo proceso de instalación es más complejo por estar pensadas para sistemas Unix (por ejemplo Linux o Mac). Por ponerlo simple Windows pierde todo atractivo para desarrolladores que no se limiten al mundo de .NET y parece que Microsoft no ha encontrado la forma de ofrecer una alternativa decente en años.

Por tanto este anuncio tan poco anticipado cambia el escenario de los desarrolladores que trabajan con Windows de forma muy positiva. En lo técnico no creo que se le podrán encontrar muchas pegas a la nueva tecnología pero ya sabemos que si esta industria se moviera sólo por parámetros técnicos esto sería demasiado aburrido y por tanto la política y la filosofía tienen su espacio después de este tipo anuncios.

Siempre hemos vivido una lucha encarnizada entre las dos formas de ver la computación, los defensores del software libre frente al imperio empresarial. Y ahora que dos empresas han decidido diluir la línea que separa esos dos mundos es vital que decidamos quien saldrá ganando y quien ha cometido un error para que podamos dormir tranquilos 🙂

Para muchos Microsoft, al permitir la integración con Ubuntu, acepta no sólo que sus herramientas no han llegado al nivel esperado sino también que no ve cómo conseguir alcanzar a Linux en el futuro y mueve ficha de esta forma para intentar atraer a desarrolladores o al menos evitar que los que ya tiene se vayan.

Sin embargo otros piensan lo contrario, que es precisamente Canonical la que da un atractivo a Windows al integrar Ubuntu en el sistema operativo y causará que los potenciales usuarios de Linux se queden en Windows porque no les haga falta cambiar. Dicho en otras palabras, hay quien piensa que esta herramienta supondrá un obstáculo para la adopción de Linux.

Yo personalmente no veo riesgo para Linux ya que no soy capaz de dibujar ese escenario en el que Windows haya borrado del mapa al sistema operativo libre. Cabe recordar que esta herramienta está pensada para desarrolladores y puede presuponerse por tanto que es para usuarios avanzados. Al ser esto así deberíamos llegar a la conclusión de que para este grupo de usuarios Linux o Mac OS deberían ser de sobra conocidos. A donde quiero llegar con esto es que si estos desarrolladores utilizan Windows es por una de las siguientes razones:

  1. Están obligados a utilizar Windows bien porque trabajan con .NET, porque necesitan alguna herramienta que sólo esté disponible en Windows o porque en sus empresas existan extrañas normas que así lo estipulen.
  2. Simplemente les gusta Windows. Personalmente no sé cómo se llegaría a tener esa preferencia pero lo cierto es que gente a la que le gusta Windows, haberla hayla, y por supuesto es una preferencia totalmente válida.

Aquellos que cumplan una de las dos condiciones nunca se pasarán a Linux ya que de haber querido y podido ya lo hubieran hecho hace tiempo. Sin embargo es muy probable que dichos usuarios encuentren muy útil tener una consola Ubuntu a mano una vez que la herramienta esté lista.

En el otro lado, para los usuarios de Linux, no va a haber ningún cambio. Las distribuciones no se van a ir a ninguna parte y seguirán existiendo porque la decisión de Canonical no tendrá ningún efecto sobre el sistema operativo. De hecho si usuarios de Linux se ven en la necesidad de utilizar un ordenador con Windows de forma puntual estos podrán acceder a un conjunto de herramientas y comandos con los que están familiarizados.

Para mi esta noticia no pone en peligro al mundo Linux y creo que será de gran ayuda para aquellos que trabajen con otro tipo de software. Sé que para muchos estamos ante una traición de Canonical por haber trabajado codo con codo con Microsoft para crear esto pero pienso que el referente a la empresa de Mark Shuttleworth es otro debate eterno en el que no entraré en este post.

Parece que Ubuntu se acercará a Gnome en su versión 16.04

Untitled-2[ACTUALIZACIÓN] Parece que las noticias que hablan sobre la eliminación del Centro de Software de Ubuntu a lo largo del siguiente post no son del todo ciertas según se puede leer en este enlace. Aún así, las opiniones que dejo siguen siendo válidas por lo que dejo el post en su forma original.

Para los que seguís este blog será conocido que soy usuario de Linux. Concretamente es Ubuntu la distribución que tengo instalada en mi máquina. Se podría decir que hoy en día es la distribución Linux más conocida tanto en el ámbito personal como en entornos más profesionales y es además el sistema operativo que ayudó a eliminar las tradicionales barreras que existían para muchos a la hora de apoyar Linux.

Ubuntu tiene una empresa comercial detrás, una empresa fundada por el sudafricano Mark Shuttleworth bajo el nombre de Canonical. Este hecho ha traído más de una crítica a Ubuntu ya que no son pocas las voces de dentro de la comunidad del software libre que piensan que Canonical trabaja mucho por su cuenta sin devolver parte del esfuerzo a la comunidad, dejando de funcionar como el espíritu del software libre dicta.

Tengo que decir que en algunos casos dichas críticas están bien argumentadas viendo algunas decisiones de la compañía, ya que a veces no ha hecho otra cosa que defender sus propios intereses. Podemos encontrar un buen ejemplo de esto en el servidor gráfico Mir. El mundo de Linux se encuentra actualmente en mitad de un proceso de sustitución del viejo servidor gráfico X Server mediante el desarrollo del proyecto Wayland. Este proyecto, sin embargo, no cuenta con la participación de Canonical peso que ésta decidió desarrollar su propia opción, el mencionado Mir. Cuando esta decisión se dio a conocer se acusó al desarrollador de Ubuntu de separar a la comunidad, algo que en cierto modo no deja de ser cierto ya que al final tendremos dos opciones que hagan lo mismo. No es menos cierto, sin embargo, que Canonical tiene entre manos un proyecto muy importante, Ubuntu Touch o la plataforma que nos traerá la convergencia entre móviles y ordenadores. Seguramente Canonical necesite un servidor gráfico que pueda controlar por lo que esto les ha llevado a desarrollar Mir.

Las decisiones que han generado disputas con la comunidad no se quedan ahí pero parece que en los últimos tiempos Ubuntu está intentado dar pequeños pasos para desacelerar su alejamiento de la comunidad. Hacer poco decidieron utilizar SYSTEMD y en los últimos días se está hablando de que en su versión 16.04 concreta a acercarse al proyecto Gnome. Por ejemplo, existe un debate sobre la inclusión del calendario de Gnome en la distribución y también de la posibilidad de eliminar el Centro de Software de Ubuntu para utilizar la alternativa de Gnome.

Estos cambios supondrían por un lado abandonar software que ha quedado obsoleto además de dejar de duplicar el trabajo entre comunidades. Si una aplicación hace bien su trabajo, ¿por qué duplicar trabajo? Entiendo que Canonical tenga su hoja de ruta ya que no deja de ser una empresa que como fin último tiene ganar dinero. Eso, en cualquier caso, no debería suponer tomar un camino que sea perjudicial para la comunidad. Si en su día tomaron la decisión de escoger esta filosofía deberían de ir con ella hasta el final y sin lugar a dudas Ubuntu tendrá mejor salud siempre que no se separe demasiado de la misma para hacer la guerra por su cuenta.

Volviendo a la eliminación del Centro de Software de Ubuntu me surge una pregunta. Conociendo el proyecto de sistema operativo para móviles, ¿cómo resolverá Ubuntu dicha funcionalidad con la nueva aplicación? ¿Será la aplicación de Gnome compatible con la plataforma en desarrollo o hará falta algún tipo de adaptación? Como siempre, el único que responda estas preguntas será el tiempo.

Ubuntu Touch llega al mercado

HERO_Straight-Group-2b_07.01.15_72_BIGDespués de un largo proceso de dos años la pasada semana se han puesto a la venta los primeros smartphones con sistema operativo Ubuntu.

Durante todo este tiempo han habido algunos momentos clave que pueden remarcarse. Después de un buen nivel de interés con el primer anuncio del sistema Canonical empujó el proyecto de crowdfunding para fabricar el Ubuntu Edge que pretendía dar forma al proyecto en su totalidad. Finalmente la campaña no consiguió los objetivos que se marcaron.

Una vez dejado de lado el Edge, el proyecto cogió otro ritmo y el desarrollo se centro exclusivamente en el software. Meses más tarde se anunciaron los nombres de los primeros fabricantes que iban a probar suerte con Ubuntu, que eran Meizu y BQ. Y finalmente, no sin algún que otro retraso, la empresa española ha conseguido ser la primera en vender un dispositivo con el sistema operativo en cuestión.

Hoy por hoy el sistema operativo no está en disposición de plantar cara a los más grandes, algo que es posible que ni siquiera debiera intentar. Es probable que el mero hecho de encontrar su lugar en el mundo de Linux y el software libre sea suficiente para mantener vivo el proyecto. De cualquier modo, a pesar de que a día de hoy muestre más dudas que certezas no se puede negar que tiene algunos argumentos a su favor.

En primer lugar hay que recordar que la funcionalidad que más prometía en el momento de la presentación de la plataforma, la convergencia, está aún por llegar. La posibilidad de utilizar el móvil como un ordenador generó mucha expectación y aunque parece que Windows se le adelantará en esto de la unificación entre dispositivos, puede suponer un arma potente en el ámbito del software libre.

Basándose en las herramientas que han llamado Scopes, Ubuntu deja de lado el habitual paradigma centrado en aplicaciones para llevar la información de diferentes fuentes directamente a la pantalla, sin necesitar la intermediación de éstas. Obviamente la falta de aplicaciones, como la tan comentada ausencia de Whatsapp, es un problema que se deberá atajar, pero al menos se ve que han pensado en un plan B.

Por último, y a lo mejor como punto más importante para los que buscan una libertad real en sus dispositivos, si Ubuntu es capaz de ofrecer un uso equivalente al del ordenador permitiendo los usuarios con privilegios administrativos, sin limitaciones y con acceso al terminal Linux, posiblemente estemos ante el primer momento en el que podamos llevar un Linux real en el bolsillo. Habrá que ver si finalmente el desarrollo de Canonical y la comunidad resuelve correctamente este aspecto.

En lo concerniente a las primeras ventas hay que decir que se ha generado interés, pero al mismo tiempo es bastante difícil cuantificar dicho interés teniendo en cuenta la poca información que existe de momento. Canonical y BQ han decidido efectuar la venta mediante lo que se conoce como ‘flash sale’, es decir, la venta de un número limitado de unidades durante un día y unas horas concretas. BQ no ha dado de momento ningún dato que aclare el número de unidades que había para el primer día de flash sale pero sí sabemos que los servidores del fabricante no pudieron soportar el tráfico que se generó. Al parecer se recibieron 12.000 peticiones por minuto y esto causó el desbordamiento del proceso de venta. Ahora mismo todas las unidades que se pusieron a la venta están agotadas y aquellas personas interesadas tendrán que esperar a la segunda flash sale.

Parece claro, por tanto, que la apuesta de BQ refuerza sus intereses ya que ha conseguido generar una gran expectación además de poder dar a conocer su marca por todo el mundo. Finalmente, cabe mencionar que todavía falta la presentación de los chinos de Meizu, cosa que parece que llegará en la conferencia Mobile World Congress que se llevará a cabo en Barcelona en pocos días.

Este año la lucha entre sistemas operativos para móviles se llevará a cabo en las televisiones

lg-webos-tv-theverge-1_560En este blog ya he repetido el multitud de ocasiones lo difícil que es la batalla en el mundo de los sistemas operativos móviles. El mero hecho de pensar en hacer frente a los todopoderosos Android y iOS ya produce cansancio con sólo imaginar lo complicado de dicha empresa.

Aún así hay proyectos que han aceptado el desafío. Firefox OS, Tizen, Sailfish OS, Ubuntu Touch o Windows Phone son algunos de los más reconocibles. También los hay, sin embargo, los que han dado por imposible este mercado, por ejemplo el sistema operativo WebOS que supuso el último aliento de Palm.

De todos los mencionados el que tiene más papeletas de sobrevivir es el Windows de Microsoft ya que la enpresa que tiene detrás puede permitirse el lujo de tener paciencia. Para el resto no nos queda otra que esperar a ver qué nivel de interés son capaces de despertar.

De todas formas parece que estos sistemas operativos ‘guerrilla’ podrán tener una segunda oportunidad en otro sector tecnológico: la industria de la televisión. Ya llevamos meses escuchando noticias que hablan de esta posibilidad pero parece que el CES que terminó la semana pasada ha confirmado que las televisiones serán una posible vía de resurrección para estos sistemas incipientes.

Parece claro que Android TV no será la opción preferida de los fabricantes, probablemente porque no estarán dispuestos a facilitar un escenario hegemónico parecido al que tenemos en el móvil. Habrá empresas que escogerán a Google para armar sus plataformas, como es el caso de Sony, pero de momento no se ha notado una gran adopción a favor de Android.

No sólo eso, la situación de la industria de la televisión no es la misma que la del móvil ya que en este caso no existe un actor que supere al resto. En este escenario en el que todos los fabricantes mantienen intacta su capacidad para luchar, cada uno se ve con fuerzas de emprender su propio camino.

Todo esto nos lleva a pensar que tendremos una nueva guerra de sistemas operativos. Vamos a ver las diferentes apuestas.

WebOS

Como ya he mencionado antes, fue la última intentona de salir a flote de Palm, el cual fue presentado junto al teléfono llamado Palm Pre. Pese a cosechar muy buenas críticas no fue capaz de mejorar la situación financiera de su dueño por lo que Palm tuvo que cerrar y WebOS pasó a manos de HP. Sin haber hecho demasiado con el sistema operativo HP se lo vendió a LG, quien es el que se ha decidido a pasar el software al mundo de las teles.
Lo cierto es que la propuesta de LG tiene bastante buena pinta mostrando un diseño muy atractivo.

Firefox OS

El sistema operativo libre y basado en tecnologías web de Mozilla ya está presente multitud de países sobre todo en dispositivos móviles de gama de entrada. Se ha dado a conocer que habrá versión para tabletas y el desembarco a las televisiones lo dará de la mano de Panasonic.
El hecho de usar Firefox OS debería garantizar un buen nivel de compatibilidad con aplicaciones web, algo que casi seguro será complementado con APIs específicas de Panasonic para acceder a su hardware.

Tizen

En un principio este sistema estaba concebido para luchar contra el gigante Android. Es cierto que hay planes de que lleguen smartphones con Tizen al mercado pero la verdad es que la expectación que genera el sistema operativo se ha ido enfriando con el tiempo. Viendo esto, y para no tirar el trabajo realizado, se ha llevado Tizen de los móviles a las pantallas que tenemos en los salones de las casas. La empresa que más está empujando este sistema operativo es Samsung, una de las grandes en el mundo de la televisión.
Queda por ver, sin embargo, hasta donde están dispuestos a llegar los coreanos.

Ubuntu

Antes de que todos los esfuerzos de Canonical se centraran en el desarrollo de su sistema para móviles esta empresa presentó su versión de la famosa distribución Linux para televisiones.
No parece que esta propuesta generara mucho interés y el proyecto parece estar completamente congelado. Viendo esto parece que Ubuntu no será un contrincante en esta lucha.

Android

En teoría debería ser uno de los líderes del mercado. Está muy consolidado como sistema operativo y tener a Google detrás debería facilitarle el camino al éxito. Sin embargo se está viendo que los fabricantes no le quieren allanar el camino. De momento la única empresa que ha apostado fuerte por Android TV ha sido Sony.

Ya llevamos años sin vislumbrar un candidato a liderar el mercado y es posible que nunca lleguemos a ver una situación como la que se vive en el móvil. A pesar de todo será muy interesante ver el comportamiento y evolución de todos estos actores.

Ubuntu Touch y la carrera de Canonical contra el tiempo

df405-ubuntuphoneAl comienzo del año pasado Mark Shuttleworth, cabeza visible de Canonical, nos mostró los que serían los planes de su empresa con Ubuntu para lo que por aquel entonces sería su futuro. Estos planes, en corto, eran llevar su sistema operativo basado en Linux a móviles y tabletas. Lo mostrado en aquellas fechas recibió una buena cuota de atención ya que por un lado enseñaron ideas interesantes y por otro muchos vieron en el proyecto la opción de tener un Linux de verdad en sus dispositivos, a pesar de que la relación entre Canonical y la comunidad no pasaba por sus mejores momentos.

Estamos ya en agosto de 2014 y seguimos esperando la llegada al mercado del llamado Ubuntu Touch. Es cierto que durante todo este tiempo ha habido anuncios como por ejemplo el proyecto de crear un móvil conocido como Ubuntu Edge mediante crowdfunding y que no consiguió sus objetivos, o la versión de Ubuntu en la que Canonical consideró el sistema como ‘listo’. Todos éstos son diferentes capítulos en una historia viva, pero será un único hito el que nos diga si todo esto es cierto o quedará en un mero grupo de noticias que serán olvidadas en las hemerotecas: la llegada de dispositivos con Ubuntu Touch preinstalado.

No deberíamos tener que esperar demasiado para ver ésto puesto que es algo ya anunciado. Hay que recordar que han pasado unos meses desde que Meizu y BQ se anunciaran como los primeros en traer dispositivos que hagan uso del sistema operativo de Canonical, algo que se espera sea una realidad durante este mismo año. Sin embargo la falta de novedades al respecto empieza a generarme algunas dudas. No creo que Canonical se eche para atrás, ésto podría dejar su credibilidad maltrecha, pero viendo contra quién está peleando creo que el tiempo corre en su contra.

El caso es que mientras esperamos a Ubuntu, gigantes como Google, Apple y Microsoft ya están moviendo ficha en torno a productos que son ya una realidad, eso por no mencionar un Firefox OS que aunque no es tan grande también está ahí. Los tres grandes mencionados han dado pasos en una de las características más importantes del proyecto de Ubuntu. Esta característica no es otra que la convergencia, es decir, poder utilizar un único software en móviles, tabletas y ordenadores. Esto impulsa la integración entre dispositivos hasta el punto de permitir que un solo dispositivo pueda actuar como móvil o como ordenador de sobremesa dependiendo del entorno. Mientras que Microsoft ha escogido el mismo camino que Canonical (un único código para todos los dispositivos) GoogleApple han preferido la integración entre diferentes componentes de software. Eso sí, todos han dado pasos y han mostrado cosas que han podido verse con los ojos.

Si Canonical tiene que tener algo en cuenta esto es el tiempo. En su día mostró ideas interesantes y además lo hizo antes que el resto, pero atendiendo al tamaño y capacidad de sus contrincantes no puede demorarse mucho en hacer sus ideas realidad.

Canonical quiere fabricar su propio teléfono ayudándose del crowdfunding

ubuntu-edgeEl lunes entré en el sitio oficial de Ubuntu, no buscaba nada en concreto pero ya que de vez en cuando Canonical publica ahí sus novedades me decidí a pasarme por la web.

Y para mi sorpresa me encontré con la noticia que desde ayer dará bastante de que hablar. En la portada de la web aparecía la esquina de un dispositivo junto al nombre Ubuntu Edge. Sin saber todavía muy bien con lo que me iba a encontrar hice click en el botón que había junto a la imagen y salté a la web de croudfunding llamada Indiegogo. En éste último sitio Ubuntu da toda la información sobre el proyecto para fabricar el teléfono bautizado como Edge y pide a la comunidad ni más ni menos que la friolera de 32 millones de dólares.

El teléfono, cómo no, tendrá en sus entrañas al sistema operativo Ubuntu pero éste no será el único, ya que también vendrá con Android. Sin lugar a dudas la característica más llamativa del dispositivo es la capacidad de conectarse a una pantalla de ordenador y ejecutar directamente la versión de escritorio de Ubuntu. Esta función ya pudimos verla a modo de demo en el pasado Mobile World Congress pero ahora quieren hacerla realidad mediante su propio móvil.

Todavía hay muchas dudas respecto a si el Edge será capaz de llevar a cabo la integración que promete y seguramente éstas no se disiparán hasta que no veamos trabajar a un prototipo real. Para empezar, sin embargo, el smartphone tiene unas especificaciones muy interesantes, sobre todo el procesador de 4 núcleos que tendrá la mayor velocidad disponible en el momento de iniciar la fabricación y los 128 GB de almacenamiento.

Hasta el momento la respuesta de la comunidad ha sido bastante rápida y el proyecto ya ha conseguido más de 4 millones de dólares. El objetivo, la mayor suma que se ha pedido a través de crowdfunding hasta la fecha, queda lejos todavía pero no se puede negar que han conseguido levantar una gran expectación.

Se pueden decir muchas cosas sobre Canonical, tanto buenas como malas, pero hay que reconocer que últimamente están planteando ideas, propuestas y objetivos sorprendentes. Es sabido que en los círculos de Linux y del software libre la empresa de Mark Shuttleworth está generando mucho debate, que ha perdido la confianza de mucha gente y que su compromiso hacia la comunidad está puesto en duda pero proyectos valientes como Edge demuestran las ganas de innovar que tiene Ubuntu.

Si son capaces de poner Linux en el mapa y crear un sistema verdaderamente abierto Ubuntu será una opción a tener muy en cuenta en el sector móvil. Al menos están mostrando un producto muy interesante a nivel técnico pero sabemos que esto no es suficiente para conseguir el éxito en este mundo. El siguiente reto de Canonical será convencer a usuarios, fabricantes y operadoras de que su propuesta es interesante, ya que sin el apoyo de éstos el camino a recorrer será muy corto.

En lo referente a los usuarios, pronto sabremos si quieren a Ubuntu en el mercado junto con Android, iOS, Windows Phone, Firefox OS, Blackberry y Tizen. Creo que el hecho de haber optado por un proyecto financiado por la comunidad ha sido un acierto, tal vez peligroso, pero valiente. Por un lado el hecho de pedir dinero de esta forma es algo novedoso para una empresa ya establecida y esto está generando un hype bastante grande y por tanto asegura que se va a hablar mucho sobre Ubuntu. Si al final se consiguen esos 32 millones de dólares no se podrá decir que la comunidad ha dado la espalda a Ubuntu y desde ese preciso instante Canonical sabrá que su producto va a tener su pequeño espacio dentro del mercado.

Si por contra no llegan al objetivo la pérdida económica será muy pequeña a pesar de que sería un duro golpe a su imagen y complicaría sobremanera la consecución de las alianzas tan necesarias a largo plazo.

Dentro de 29 días conoceremos el desenlace de esta historia, o su comienzo.