Archivo de la etiqueta: software libre

¿Será sexy el software libre algún día?

firefox-osHace unos pocos días Mozilla nos dio una mala noticia. Han decidido dejar de desarrollar el sistema operativo libre para móviles que conocenos como Firefox OS. Aunque parece que el proyecto no morirá por completo los dispositivos objetivo de sus orígenes, los mencionados teléfonos móviles, no tendrán nuevos desarrollos.

No soy usuario de Firefox OS, aunque he desarrollado la aplicación Tiny RSS para dicha plataforma, pero en cualquier caso me parece una mala noticia desde el punto de vista del software libre. Ya sabemos que el mercado móvil está copado por Android y iOS, unos sistemas que ya hemos catalogado como algo diferente a software libre (no, Android tampoco) por lo que cualquier opción que trate de entrar en la puja con una filosofía más abierta siempre será positiva.

Este hecho que tiene como protagonista a Firefox OS me ha llevado a pensar sobre la situación actual y futura a la que se enfrenta el software libre en el mercado. En otras palabras, me he preguntado si el software y hardware libre tienen algún futuro frente a sus respectivas contrapartidas cerradas.

Los dispositivos más exitosos del momento están en esa situación porque han logrado convertirse en objetos aspiracionales. Por ejemplo, cada día se ven más portátiles fabricados por Apple ahí fuera y sus dueños no son únicamente expertos en tecnología. La gente simplemente quiere productos de Apple a pesar de que un gran porcentaje de los compradores no sabrían argumentar si dichos dispositivos son mejores que los de la competencia o no. Al final el argumento técnico queda en un segundo plano para muchos compradores. Microsoft ya ha entendido esta idea y también ha empezado a intentar lo mismo con productos como Surface pero lo cierto es que ahora mismo no veo un sistema Linux convirtiéndose en aspiracional entre el público general.

Además las aplicaciones más importantes del momento no se encuentran disponibles en plataformas libres teniendo éstas que limitarse a ofrecer la experiencia que ofrece la tecnología web. Diría que la plataforma web esta acortando distancias respecto a lo nativo de forma muy rápida pero eso no quiere decir que los desarrolladores de dichas aplicaciones y servicios vayan a considerar salir del desarrollo nativo, al menos en la industria móvil. De momento se limitan a centrarse en las plataformas que más opciones de rendimiento económico proporcionan, una plataformas que como hemos dicho no son el paradigma de la apertura.

Las razones pueden ser muy variadas pero ninguna de ellas es de índole técnica. Las principales razones podían ser la falta de ciertas aplicaciones o juegos. El caso de la suite Office se suele poner muchas veces como ejemplo, un software cerrado y que tradicionalmente no ha estado disponible en plataformas libres. En en caso de los juegos sucede sido parecido ya que no se suele tener la posibilidad de acceder a los juegos importantes desde plataformas libres. Es cierto que alguien podría decir que existen LibreOffice o Steam pero lo cierto es que estos proyectos están obligados a luchar contra estándares de facto o no tienen por el momento una cuota de mercado importante. Siempre es positivo que existan este tipo de proyecto, pero lo cierto es que les queda mucho trabajo por delante.

Creo también que aquellos proyectos que consiguen levantar capital de inversores se ven obligados a darle la espalda a la apertura ya que esto suele ser percibido como una pérdida de control sobre el producto. No puedo imaginar a Whatsapp, Pocket, Periscope o tantas otras aplicaciones que hoy en día son muy utilizadas siendo licenciadas bajo GPL. Volviendo al ejemplo del proyecto open source de Android (que, repito, no es el que llega a nuestros dispositivos) fue creado bajo una licencia abierta de las catalogadas como permisivas y estoy seguro de que fue con el objetivo de poder captar el apoyo de los fabricantes.

¿Es, tal vez, un asunto de tiempos? Si no hay una diferencia de nivel técnico entre ambas filosofías, ¿podría ser que los que apostaron por la libertad estén en su situación actual debido a que llegaron en un momento en el que el mercado ya había sido ocupado por otros rivales? Por poner un ejemplo, si una empresa como Canonical hubiera aparecido al mismo tiempo que Microsoft, ¿sería hoy en día una empresa mucho más conocida entre el usuario medio? Quizás sí. Si en el momento en el que el mercado tecnológico estaba configurándose con los diferentes actores que querían luchar en él hubiera habido alguno con filosofía abierta tal vez hubiera conseguido alcanzar los acuerdos con fabricantes que a la postre consiguió Microsoft. Pero a pesar de esto, yo no le daría demasiada relevancia a esto del timing ya que no podemos olvidar que estamos hablando sobre un sector que prácticamente cambia por completo cada año. Google, Facebook o Twitter no llegaron hace tanto tiempo y sólo hay que ver la posición de fuerza que tienen a día de hoy.

Entonces, ¿es que a la gente no le gusta el software libre? Este tipo de Software está entre nosotros desde hace mucho tiempo y si no ha sido capaz de conseguir el éxito en el mercado puede ser que simplemente no será lo suficientemente atractivo. En mi opinión este tampoco es el caso. Por desgracia cuando la gente va a comprar un producto tecnológico la libertad no es una de las razones que decantarán la balanza sobre un producto u otro. En el caso del hardware se mira la estética exterior y unas cuantas especificaciones técnicas que en algunos casos el comprador tampoco entiende del todo y con eso suele ser suficiente. A la gente en general no le importa si la plataforma que mueve dicho hardware puede ser estudiada por cualquiera o si se pone el interés del usuario en primer lugar o no. Por eso diría que en caso de que las aplicaciones arriba mencionadas estuvieran publicadas bajo licencia GPL no tendríamos una gran diferencia desde el punto de vista de la percepción de la sociedad ante la posible compra de las mismas.

Por lo tanto el problema no es técnico y tampoco una falta de atractivo hacia la gente. ¿Entonces?

Yo diría que la respuesta está en una idea que he mencionado antes. Simplemente el software libre no es considerado como una opción para hacer negocio. Hoy en día el tesoro más valioso que al que pueden aspirar las empresas son los datos de los usuarios. Para conseguir dichos datos de forma efectiva y eficiente hace falta invertir tiempo, y por lo tanto dinero, para desarrollar ciertos algoritmos. Y ciertamente son pocas las empresas que están dispuestas a dirigir millones a obtener mejoras técnicas para luego regalárselas a la competencia. Lo que cada uno consigue, tanto mejoras técnicas como información de usuarios, se guarda en secreto ya que es ésta precisamente la ventaja competitiva de cada uno. Por decirlo de alguna manera el sistema económico competitivo no parece ser compatible con la idea colaborativa del software libre.

¿Y podemos decir que la lucha del software libre está perdida? Yo diría que no. Aún con los problemas mencionados en esta entrada hay que decir que los productos de software libre tienen mucho que decir en el panorama tecnológico actual, incluyendo a empresas que basan sus estrategias en software privativo. Sin ir más lejos, en el ámbito de los servidores Linux es el lider indiscutible. La amplia mayoría de dispositivos móviles funcionan con dicho sistema operativo a pesar de que luego se le pongan capas software por encima. Entre todas las webs que podemos visitar en la red hay millones que están construídas con gestores de contenido como WordPress y uno de los navegadores más conocidos para visitar la red, Firefox, es también software libre.

Por lo tanto puedo decir que no veo a este tipo de proyectos en peligro de muerte ya que todo el mundo entiende la importancia que tienen. El problema aparece cuando nos topamos con el objetivo de hacer negocios. A día de hoy no veo al software libre ni siquiera considerado como una opción para la mayoría y esto ciertamente es un problema. Parece que todos somos defensores del código abierto, siempre y cuando este código haya sido escrito por otros para que nosotros podamos usarlo. Eso sí, una vez que somos nosotros los que vamos a empezar un desarrollo parece que no vemos tan claras las ventajas que puede traer la apertura.

Anuncios

Volkswagen y el pozo negro de la confianza

volkswagenTenía esta entrada preparada hace varios días, pero por un problema con el proveedor de alojamiento del blog principal no he podido publicarla antes. Espero que a pesar del retraso siga siendo de interés.

No se habla de otra cosa en el mundo del automóvil. El fabricante alemán Volkswagen está siendo el protagonista del mayor escándalo en la historia de esta industria. La razón está en que se ha descubierto que la empresa ha estado trucando las mediciones de emisiones contaminantes de sus coches durante años. Todos los coches deben pasar por estos exámenes para poder asegurar que los modelos cumplen las normas en vigor en la unión europea y son éstos los que se han estado manipulando durante bastante tiempo.

A pesar de que es sabido que son precisamente los automóviles uno de los principales causantes de la contaminación causada por el hombre, yo pensaba que los fabricantes estaban concienciados en la búsqueda de modelos con menor huella de carbono, aunque fuera por puro marketing. Estos hechos dejan claro que algunos prefieren desarrollar trucos antes que trabajar en mejorar los niveles de emisiones de verdad.

En mitad de todo el escándalo tenemos un software que utilizaba Volkswagen. Este software era el que permitía falsear las mediciones de emisiones ya que era capaz de detectar que el coche estaba siendo sometido a una prueba, pasando en ese momento los coches a otra configuración. Cómo no, no podemos saber cómo funcionaba este software ya que su código fuente es totalmente cerrado.

Y aquí está la clave que me ha llevado a escribir esta entrada. Como ya he dicho en repetidas ocasiones todo proceso que quede detrás de un software cerrado escapa fácilmente a nuestro control, ya que nadie puede saber qué está haciendo durante su ejecución. En el caso de Volkswagen no teníamos otra que creer en su palabra. ‘Nuestros coches cumplen con la normativa en cuanto a emisiones, como demuestran los resultados de las mediciones’. Esta frase no se la he oído decir a ningún portavoz de la empresa, es mía, pero hasta ahora nadie ha tenido opciones de poner la credibilidad de dicha afirmación en duda. Ante cualquier proceso que se base en un software cerrado quedamos presos de la confianza que tengamos en quien lo esté usando. Por desgracia el tiempo ha demostrado más de una vez que la confianza es muy poca garantía.

Normalmente, si una empresa puede tomar atajos, sin duda los va a tomar, ya que al fin y al cabo nadie va a darse cuenta. Siempre he dicho que para luchar contra esto es indispensable el uso de software libre. En este caso, en el que estamos ante un software para demostrar que se cumplen ciertas leyes, éste debería ser libre si queremos que quien escribe y debe hacer que se cumplan tenga las herramientas necesarias para ello. Cualquier software que se use en la administración pública debe ser también libre de forma que la ciudadanía sepa qué se hace con sus datos. De otra forma estaríamos de nuevo en el oscuro pozo de tener que confiar.

Antes de que el escándalo saliera a la a luz no podíamos pensar que Volkswagen estaba engañando a todo el mundo. Hoy los hechos han dejado todo más que claro y los alemanes han perdido todo el prestigio que tenían de un plumazo. Ahora pensemos en todas las empresas que trabajan con software cerrado. Google, Amazon, Microsoft, Facebook, Twitter y otros muchos servicios recolectan a diario datos sobre nosotros. Nuestros coches conocen cada vez mejor a dónde y cómo nos movemos. Nuestras televisiones escuchan todo lo que hablamos en nuestros salones, al caminar por las ciudades tenemos cientos de cámaras siguiendo nuestros pasos…

Pero bueno, no tenenos ninguna razón para pensar que se están usando los datos recolectados de forma peligrosa, ¿verdad? Por desgracia nunca lo sabremos.

Desarrollando una aplicación Firefox OS

TinyRSSLa llegada del iPhone de Apple supuso el inicio de una nueva era en el mundo de la tecnología. La empresa de Cupertino le dio a su nuevo producto una tienda de aplicaciones de forma que los desarrolladores pudieran ayudar a enriquecer la plataforma. En realidad no inventó nada nuevo ya que por ejemplo los repositorios de software de Linux ya eran de sobra conocidos, pero sí es cierto que abrió un nuevo mercado de miles de millones.

Hoy en día no puede imaginarse una plataforma móvil si no tiene una tienda de aplicaciones. Por ello, después de la de iOS pronto vino la tienda para Android e incluso ya tenemos a Microsoft luchando con su tienda para Windows Phone. Las tres recién mencionadas son las tiendas más conocidas pero hay actores más pequeños que también están tratando de empujar sus propuestas, entre los que se encuentan Firefox OS, el sistema operativo basado en estándares web desarrollado por Mozilla. Obviamente, éste también viene con su tienda de aplicaciones pero a diferencia de lo propuesto por los más grandes, las aplicaciones de Firefox OS se diferencian en que no son aplicaciones nativas para un sistema operativo concreto, si no simplemente aplicaciones web.

Este hecho tiene algunas ventajas como el hecho de que debería ser relativamente sencillo convertir una aplicación web ya existente en una app para Firefox OS. Además, como el sistema está basado en estándares web nos encontramos abre una plataforma abierta que tendría que suponer un menor control de la misma por parte de Mozilla. Como ya dije en una entrada anterior, crear aplicaciones sobre la plataforma de terceros te va a obligar a aceptar ciertas normas pero en el caso de Mozilla éstas deberían ser menos restrictivas.

Cómo no, todo no pueden ser ventajas. En este momento hay dos actores principales que controlan el mercado móvil: Android y iOS. Si la mismísima Microsoft tiene verdaderos problemas para conseguir dar tracción a sus Windows Phone es fácil imaginar el panorama que tienen los actores más pequeños como el propio Firefox OS o Ubuntu Touch. Al menos de momento estas plataformas no son rentables simplemente porque tienen una cuota de mercado demasiado pequeña por lo que nadie puede asegurar la supervivencia de estos sistemas de segundo nivel.

Y aquí es donde aparezco yo con mi aplicación: Tiny RSS. Esta aplicación es un cliente para un software open source que gestiona feeds RSS llamado Tiny Tiny RSS (lo sé, no he sido demasiado original al pensar el nombre). Cuando Google decidió cerrar Reader me vi en la necesidad de escoger entre otro servicio enteramente alojado en internet, como podría ser Feedly, o intentarlo con una opción con la que tuviera un mayor control. Así es como conocí Tiny Tiny RSS y desde entonces es mi gestor de suscripciones RSS. Cuando vi que el sistema ofrecía una API y me di cuenta de que las aplicaciones existentes para Firefox OS no eran muy completas me decidí a desarrollar Tiny RSS.

La aplicación se ofrece bajo licencia GPLv3 y el código del proyecto puede encontrarse en Github (el proyecto es un fork de otra aplicación desarrollada por Jeena pero a día de hoy no tienen ninguna similitud entre ellos). La aplicación no está ni mucho menos terminada pero sí ofrece un uso básico. Además es posible usarlo en Android siempre y cuando se tenga instalado el navegador Firefox para dicho sistema operativo (Firefox para Android permite instalar apps Firefox OS como si fueran aplicaciones nativas de Android). Cómo no, será necesario tener una instalación propia de Tiny Tiny RSS para que el cliente pueda gestionar feeds. En cuanto a idiomas, y como sucede con este blog, la aplicación puede usarse en Euskara, Castellano e Inglés.

La creación de este proyecto se sustentaba en ir entrenando en el desarrollo web y la posibilidad de sacar rendimiento económico del mismo me importaba bien poco. Simplemente he querido hacer una app open source usando Angular.js sobre una plataforma open source. Si alguien está interesado, el código se puede encotrar en mi perfil de GitHub (son bienvenidos avisos de errores encontrados, propuestas de mejora del código o nuevas ideas para desarrollar en la sección Issues) y la propia aplicación está disponible en Firefox Marketplace (recordad, la app está disponible no sólo para Firefox OS, también para móviles Android con el navegador web Firefox instalado).

Node.js Foundation llega para poner fin a la crisis interna del proyecto

nodejs-1280x1024Node.js es una de las tecnologías del momento. Es uno de los actores que valiéndose del éxito que está viviendo el lenguaje de programación Javascript en el que se basa está consiguiendo que éste último supere las fronteras que tradicionalmente le mantenían dentro de los navegadores web.

Normalmente se define a Node.js como la plataforma que permite el uso de Javascript en el lado servidor pero en realidad éste puede hacer más cosas como por ejemplo automatizar tareas del ordenador o permitir el desarrollo de aplicaciones de escritorio.

Sin embargo, todo sea dicho, es verdad que la principal razón de su éxito de fundamenta en haberse convertido en una opción como tecnología de servidor. El acrónimo tan conocido en el mundo de programación llamado LAMP (Linux, Apache, MySQL, PHP) ha encontrado un duro competidor: MEAN (MongoDB, Express, Angular, Node.js). El concepto MEAN utiliza Javascript de principio a fin y Node.js es una pieza clave en su funcionamiento. De hecho hay grandes empresas que empiezan a adoptar este paradigma sustituyendo a herramientas basadas en Java que llevan ya años entre nosotros.

Se puede ver, por tanto, que ésta es una tecnología con un futuro muy prometedor. Sin embargo, durante los últimos meses hemos vividos algunos sucesos que han puesto la paz dentro del proyecto en entredicho. La razón principal es que hay algunas personas que no están de acuerdo con la gestión de la empresa llamada Joyent, sponsor del proyecto. Como agravante, las personas en desacuerdo son algunas de las que más aportaciones daban al proyecto y su decisión ha sido drástica: el pasado diciembre decidieron crear un fork de Node que fue bautizado como IO.js. Al parecer el núcleo del desacuerdo viene de la política conservadora y lenta de Joyent en cuanto al plan de lanzamientos y la falta de una organización interna basada en el llamado open government.

En diciembre, por lo tanto, surgieron las primeras dudas en torno al proyecto viendo que podía surgir una desestabilización en una tecnología tan en auge. Pero a pesar de todo, y visto desde la distancia, parece que las dos partes están teniendo un comportamiento bastante correcto, sin generar luchas innecesarias. IO.js declaró desde el primer momento su intención de aportar sus avances al proyecto Node y Joyent recientemente hizo públicos los primeros pasos para cambiar la organización interna a un modelo de open government. Visto ésto el final de las hostilidades parece estar más cercano si bien IO.js esperará hasta ver qué forma coge la nueva organización de Node.js.

Esta historia nos muestra cómo una tecnología muy prometedora se ve en peligro por razones que traspasan el ámbito puramente tecnológico, si bien también enseña que si existe un verdadero deseo de superar los problemas las situaciones siempre pueden reconducirse. De momento hay razones para el optimismo pero habrá que ver cómo se dan los siguientes pasos de cara a zanjar definitivamente el problema.

Heartbleed nos enseñó que la seguridad y el software no se mantienen solos

heartbleed-bugHace poco una vulnerabilidad en la herramienta de seguridad OpenSSL conocida como Heartbleed ha generado grandes preocupaciones en el mundo de la informática.

Este problema sacó a relucir que miles de sistemas han sido vulnerables durante años, con el agravante de no haber una forma fácil de averiguar si dichos sistemas han sufrido ataques que hacían uso de la mencionada vulnerabilidad. Otro punto importante era el éxito de OpenSSL ya que ésto hacía que la herramienta estuviera tan extendida que los sistemas en riesgo eran muchos más.

Puede verse  claramente que la magnitud de este problema es grande y como suele pasar en casos así ha dado pie a muchos debates. Uno de ellos gira en torno a la falta de mantenimiento de un software tan importante. Al parecer, de la misma forma que pasa en nuestras casas, entre las grandes empresas tampoco se toma la seguridad en serio hasta que no es demasiado tarde. Ésta es por definición una costumbre muy perjudicial.

Al menos el descubrimiento de Heartbleed ha conseguido atraer la atención de las grandes empresas que utilizan OpenSSL y ya han dicho que apoyarán el proyecto. Demasiado tarde, pero sin duda ayudará a mejorar la seguridad de una herramienta que está presente en muchísimos sistemas y cuyo equipo de desarrollo no tenía recursos para hacer mucho más que lo hecho hasta ahora.

También he podido leer algunos comentarios sobre el mantenimiento del proyecto. Uno de los argumentos que esgrimen los defensores del software libre sostiene que mil ojos ven más que veinte. En otras palabras, que el código sea público ayuda en su desarrollo ya que hace posible que participen en el proyecto muchas más personas. Los que prefieren el software privativo han puesto el caso de OpenSSL como ejemplo de que este argumento no es veraz. Si bien es cierto que el caso es muy grave, el ejemplo de OpenSSL no pone en entredicho la filosofía del software libre sino que demuestra que este tipo de proyectos requieren trabajo como cualquier otro.

De hecho el mayor interés en investigar el código de OpenSSL después de la aparición de Heartbleed ha resultado en la identificación de más problemas. ¿Muestra este hecho que la calidad del software ha empeorado? Los errores, conocidos o no, estaban ahí y por lo tanto la calidad del software sigue siendo la misma. La diferencia es que los errores ahora son conocidos y que ya están solucionados o que van camino de estarlo.

Este caso nos ha enseñado varias cosas. Uno, la seguridad es algo que hay que mejorar a diario y si para eso las empresas tienen que apoyar proyectos de open source, que así sea. Cualquier otra forma de proceder dejaría a las empresas indefensas ante casos de emergencia.

Dos, en el desarrollo de software la seguridad por oscuridad no sirve. Si existe un bug la única medida correcta es arreglarlo y no intentar mantenerlo en secreto para que nadie lo descubra (nadie ha intentado ocultar ningún bug de OpenSSL pero el caso demuestra que hacerlo no sería una buena práctica).  Al fin y al cabo el problema está ahí y si alguien lo encuentra ya irá con ventaja.

Tres, la filosofía del software libre es una gran ayuda para evitar el problema comentado en el anterior párrafo ya que al ser el código público cualquiera con los conocimientos necesarios puede participar en la investigación de éste. Sin embargo, esto no quiere decir que el software libre es un conjunto de proyectos que se mantienen por sí solos de forma mágica. Como cualquier otro proyecto, requieren trabajo y poner dinero para poder llegar a los objetivos.

Debería preocuparse WordPress con Ghost?

Hoy en día son innumerables las herramientas de gestión de blogs disponibles. Algunas de ellas son muy famosas como WordPress, Drupal, Blogger o Tumblr y otras, probablemente cientos de ellas, juegan en una segunda liga.

En las últimas semanas han aparecido bastantes artículos en torno a una nueva solución conocida bajo el nombre de Ghost. En principio esto no de debería resultar extraño ni especial pero lo cierto es que la pataforma ha generado mucho interés.

Ghost logoLa idea principal que toma Ghost es que WordPress o Drupal han crecido demasiado. Han pasado de ser plataformas para crear blogs ha productos que abarcan mucho más y que a día de hoy alcanzan para construir webs completas, con la consiguiente complicación añadida para la gente que no quiere más que un blog. Es por esto por lo que Ghost se presenta a sí mismo como ‘sólo un sistema de blogging’, dando todo el protagonismo a la simplicidad.

Para poder llevar el proyecto a cabo se financió usando crowdfunding, sobrepasando de sobra la cantidad de dinero que pusieron como meta. Éste es un indicador de que el interés de la gente existe y que el nuevo sistema tendrá una oportunidad en el mercado.

El uso de Ghost, además de simple, está pensado para generar y gestionar los contenidos de forma cómoda y rápida. Para la tarea de escritura se ayuda de Markdown, el lenguaje creado para escribir páginas HTML de forma rápida. Además se podrá visualizar el resultado de lo escrito en tiempo real ya que el contenido se va convirtiendo de Markdown a HTML directamente. El panel de control también tiene su base en la simplicidad, mostrando todas las opciones en un solo lugar y de forma muy gráfica.

Ghost  es un proyecto de código abierto y ofrece dos modalidades diferentes: la primera da la posibilidad de hospedar el blog en el mismo servicio weby la segunda permite instalar el software en un servidor propio. La primera opción es interesante para aquellos que no quieren encargarse de las tareas de administración y la segunda para los que quieran tener todo el control sobre el software que usan.

Y eso es todo. Crear blogs y nada más es lo que se podrá hacer con Ghost. Muchos ven en él el sucesor de WordPress, y puede que no les falte razón. De las millones de instalaciones de WordPress que existen la mayoría son blogs y para todas ellas las funcionalidades extra sobran completamente. Ghost, que trae consigo la simplicidad y la dinamización de la escritura, tiene todo el sentido del mundo para todos estos blogs. Obviamente le queda por delante una tarea titánica pero si sabe dar los pasos correctos para darse a conocer puede tener una oportunidad en esto del blogging.

Canonical quiere fabricar su propio teléfono ayudándose del crowdfunding

ubuntu-edgeEl lunes entré en el sitio oficial de Ubuntu, no buscaba nada en concreto pero ya que de vez en cuando Canonical publica ahí sus novedades me decidí a pasarme por la web.

Y para mi sorpresa me encontré con la noticia que desde ayer dará bastante de que hablar. En la portada de la web aparecía la esquina de un dispositivo junto al nombre Ubuntu Edge. Sin saber todavía muy bien con lo que me iba a encontrar hice click en el botón que había junto a la imagen y salté a la web de croudfunding llamada Indiegogo. En éste último sitio Ubuntu da toda la información sobre el proyecto para fabricar el teléfono bautizado como Edge y pide a la comunidad ni más ni menos que la friolera de 32 millones de dólares.

El teléfono, cómo no, tendrá en sus entrañas al sistema operativo Ubuntu pero éste no será el único, ya que también vendrá con Android. Sin lugar a dudas la característica más llamativa del dispositivo es la capacidad de conectarse a una pantalla de ordenador y ejecutar directamente la versión de escritorio de Ubuntu. Esta función ya pudimos verla a modo de demo en el pasado Mobile World Congress pero ahora quieren hacerla realidad mediante su propio móvil.

Todavía hay muchas dudas respecto a si el Edge será capaz de llevar a cabo la integración que promete y seguramente éstas no se disiparán hasta que no veamos trabajar a un prototipo real. Para empezar, sin embargo, el smartphone tiene unas especificaciones muy interesantes, sobre todo el procesador de 4 núcleos que tendrá la mayor velocidad disponible en el momento de iniciar la fabricación y los 128 GB de almacenamiento.

Hasta el momento la respuesta de la comunidad ha sido bastante rápida y el proyecto ya ha conseguido más de 4 millones de dólares. El objetivo, la mayor suma que se ha pedido a través de crowdfunding hasta la fecha, queda lejos todavía pero no se puede negar que han conseguido levantar una gran expectación.

Se pueden decir muchas cosas sobre Canonical, tanto buenas como malas, pero hay que reconocer que últimamente están planteando ideas, propuestas y objetivos sorprendentes. Es sabido que en los círculos de Linux y del software libre la empresa de Mark Shuttleworth está generando mucho debate, que ha perdido la confianza de mucha gente y que su compromiso hacia la comunidad está puesto en duda pero proyectos valientes como Edge demuestran las ganas de innovar que tiene Ubuntu.

Si son capaces de poner Linux en el mapa y crear un sistema verdaderamente abierto Ubuntu será una opción a tener muy en cuenta en el sector móvil. Al menos están mostrando un producto muy interesante a nivel técnico pero sabemos que esto no es suficiente para conseguir el éxito en este mundo. El siguiente reto de Canonical será convencer a usuarios, fabricantes y operadoras de que su propuesta es interesante, ya que sin el apoyo de éstos el camino a recorrer será muy corto.

En lo referente a los usuarios, pronto sabremos si quieren a Ubuntu en el mercado junto con Android, iOS, Windows Phone, Firefox OS, Blackberry y Tizen. Creo que el hecho de haber optado por un proyecto financiado por la comunidad ha sido un acierto, tal vez peligroso, pero valiente. Por un lado el hecho de pedir dinero de esta forma es algo novedoso para una empresa ya establecida y esto está generando un hype bastante grande y por tanto asegura que se va a hablar mucho sobre Ubuntu. Si al final se consiguen esos 32 millones de dólares no se podrá decir que la comunidad ha dado la espalda a Ubuntu y desde ese preciso instante Canonical sabrá que su producto va a tener su pequeño espacio dentro del mercado.

Si por contra no llegan al objetivo la pérdida económica será muy pequeña a pesar de que sería un duro golpe a su imagen y complicaría sobremanera la consecución de las alianzas tan necesarias a largo plazo.

Dentro de 29 días conoceremos el desenlace de esta historia, o su comienzo.