Node.js Foundation llega para poner fin a la crisis interna del proyecto

nodejs-1280x1024Node.js es una de las tecnologías del momento. Es uno de los actores que valiéndose del éxito que está viviendo el lenguaje de programación Javascript en el que se basa está consiguiendo que éste último supere las fronteras que tradicionalmente le mantenían dentro de los navegadores web.

Normalmente se define a Node.js como la plataforma que permite el uso de Javascript en el lado servidor pero en realidad éste puede hacer más cosas como por ejemplo automatizar tareas del ordenador o permitir el desarrollo de aplicaciones de escritorio.

Sin embargo, todo sea dicho, es verdad que la principal razón de su éxito de fundamenta en haberse convertido en una opción como tecnología de servidor. El acrónimo tan conocido en el mundo de programación llamado LAMP (Linux, Apache, MySQL, PHP) ha encontrado un duro competidor: MEAN (MongoDB, Express, Angular, Node.js). El concepto MEAN utiliza Javascript de principio a fin y Node.js es una pieza clave en su funcionamiento. De hecho hay grandes empresas que empiezan a adoptar este paradigma sustituyendo a herramientas basadas en Java que llevan ya años entre nosotros.

Se puede ver, por tanto, que ésta es una tecnología con un futuro muy prometedor. Sin embargo, durante los últimos meses hemos vividos algunos sucesos que han puesto la paz dentro del proyecto en entredicho. La razón principal es que hay algunas personas que no están de acuerdo con la gestión de la empresa llamada Joyent, sponsor del proyecto. Como agravante, las personas en desacuerdo son algunas de las que más aportaciones daban al proyecto y su decisión ha sido drástica: el pasado diciembre decidieron crear un fork de Node que fue bautizado como IO.js. Al parecer el núcleo del desacuerdo viene de la política conservadora y lenta de Joyent en cuanto al plan de lanzamientos y la falta de una organización interna basada en el llamado open government.

En diciembre, por lo tanto, surgieron las primeras dudas en torno al proyecto viendo que podía surgir una desestabilización en una tecnología tan en auge. Pero a pesar de todo, y visto desde la distancia, parece que las dos partes están teniendo un comportamiento bastante correcto, sin generar luchas innecesarias. IO.js declaró desde el primer momento su intención de aportar sus avances al proyecto Node y Joyent recientemente hizo públicos los primeros pasos para cambiar la organización interna a un modelo de open government. Visto ésto el final de las hostilidades parece estar más cercano si bien IO.js esperará hasta ver qué forma coge la nueva organización de Node.js.

Esta historia nos muestra cómo una tecnología muy prometedora se ve en peligro por razones que traspasan el ámbito puramente tecnológico, si bien también enseña que si existe un verdadero deseo de superar los problemas las situaciones siempre pueden reconducirse. De momento hay razones para el optimismo pero habrá que ver cómo se dan los siguientes pasos de cara a zanjar definitivamente el problema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s