Si has perdido tu buen nombre no importa lo bueno que seas en eso que haces

Muchas veces personas, grupos o empresas que son muy buenas se quedan fuera de la historia. Aquellos que podrían haber sido exitosos acaban relegados al olvido, sin despertar el interés de nadie y muchos de estos casos están relacionados con temas de imagen. Una vez que has desarrollado una mala imagen en un mercado o entre la gente, resultará muy difícil zafarse de esa negatividad.

Un gran porcentaje de las personas de este mundo nunca ha hecho ni ha visto un benchmark de navegadores web pero aún así muchos de ellos te dirán que Firefox es un navegador que consume muchos recursos.

No importa a cuantos ingenieros pone Microsoft a trabajar en el desarrollo de Internet Explorer y no importa lo bien que éstos hagan su trabajo. Internet Explorer siempre será el navegador que rompió Internet, ese navegador desesperante que todos los desarrolladores web odian.

Estos ejemplos muestran la importancia que tiene la imagen existente en torno a una marca. Muestra cómo en un minuto se puede perder todo el prestigio conseguido mediante el trabajo de años o lo difícil que es cambiar esa imagen negativa después de haberla favorecido durante el pasado.

La memoria del mundo normalmente actúa en nuestra contra y por tanto no tenemos otra que intentar día y noche alimentarla en nuestro propio beneficio. Obviamente, todo el mundo tiene derecho a equivocarse en este mundo, pero incluso en caso de hacerlo existen dos formas de afrontarlo: tomar las medidas oportunas para solucionar el fallo y tener una actitud honesta con aquellos que han sufrido el error o meter la pata todavía más al fondo.

¿Cómo salir de la cárcel que supone nuestra marca en decadencia? Viendo lo difícil que suele ser recuperar la propia marca, muchas veces la solución más recurrente es directamente matarla.  El hecho de que Microsoft esté dejando de desarrollar Internet Explorer para centrarse en un nuevo navegador que conocemos como Spartan podría ser un buen ejemplo de ello. No se sabe si ésta será la denominación final que llevará el nuevo navegador pero cualquier nombre que no sea IE servirá para ayudar a quitarse de encima la condena que pesa sobre el actual navegador de los de Redmond.

Estas reglas se pueden aplicar tanto en el mundo empresarial como en las relaciones personales. Al fin y al cabo muchas veces las personas o empresas no son lo que pueden hacer, si no lo que el resto espera de ellas. Está muy bien contratar los mejores ingenieros del mundo pero si toda la vida has estado desarrollando proyectos mediocres los clientes no esperarán otra cosa de ti, y por supuesto, no pagarán un precio que no se corresponda con esas expectativas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s