En busca de la rentabilidad de la música en streaming

Spotify zerbitzuan aldaketa garrantzitsuakLa semana pasada vimos cómo un viejo debate volvía a la blogosfera. La decisión de Thom Yorke y Nigel Godrich de irse de Spotify ha puesto sobre la mesa la preocupación de muchos artistas por la rentabilidad que ofrecen los servicios por streaming.

La razón esgrimida por los mencionados músicos es el poco dinero que consiguen por cada canción escuchada a través del servicio. Como pude leer, Yorke está apoyando un nuevo servicio musical por lo que la razón que apuntaba antes podría no ser la única que le haya llevado a dejar Spotify. A pesar de todo está claro que han avivado el debate.

La verdad es que los datos que he visto en diferentes blogs no quitan la razón a los que sostienen que la música en streaming tiene una rentabilidad muy baja ya que incluso los artistas más grandes tienen problemas para generar dinero por reproducción.

Hablando de rentabilidad, pude ver un gráfico en el blog Denken Uber (creo que era en este blog, ya que no encuentro el enlace) que mostraba a todos los actores que participan en ésto de la música y me ha sorprendido mucho el hecho de que existan todavía tantos intermediarios.

Si hay algo que las nuevas tecnologías han dado a la música, eso es la reducción de la distancia entre el artista y el seguidor. Los músicos tienen a día de hoy herramientas mucho más útiles para poder llegar directamente hasta sus seguidores y esto debería suponer una ventaja para ambas partes. La nueva situación simplemente ha acarreado la total falta de necesidad de tener intermediarios y se supone que ésto tendría que desembocar en música más barata sin que los artistas tengan que conformarse con menos ganancias.

No quiero decir que todas las partes participantes en la industria musical deban desaparecer (a pesar de que a menudo se lo merecen), porque muchas veces ayudan a las carreras de muchos artistas, pero está claro que el modelo que imperaba antes de Internet ya no tiene sentido.

Volviendo a Spotify y compañía, creo que estos han conseguido una cosa muy importante, proporcionar a los usuarios una forma cómoda de consumir música manteniendo este consumo bajo control de la industria. A pesar de que estos servicios no son todavía rentables, su modelo ha despertado el interés de los usuarios y esto es muy positivo para los primeros.

Sin embargo estoy de acuerdo con Enrique Dans cuando dice que la música en streaming no puede ser un mero lavado de cara de modelos anticuados. Si con las opciones que ofrece Internet el control de Spotify por parte de las discográficas es alto, las cosas no van por buen camino. Mientras que los servicios de música en streaming estén supeditados a las discográficas los artistas no podrán encontrar mucha rentabilidad en ellos.

Pero aquí nos encontramos con otro problema, que los dueños de la música de los artistas son las discográficas, ya que son éstas las que tienen los derechos sobre todas las canciones y como es lógico querrán hacer dinero utilizando estos derechos.

Poca rentabilidad para tanto actor con ganas de conseguir dinero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s